sábado, 24 de abril de 2010

Muertos. Y van...

Uno lo suscribe palabra por palabra:

Enterrar a los muertos

Y el propio Samaranch es el mejor reflejo de lo dicho.

Política como arte de lo posible en el momento. Cloacas. Convivencia como pacto intermedio. Tragar con los ojos cerrados para estar más sanos. Ruptura pactada lo llamaron. Logró lo que nunca habíamos tenido en España. Algo difícil que exigió taparse la nariz en ocasiones. Es la vida. Máxime cuando no estaba claro lo de los buenos y los malos. Bueno, el problema es que algunos sí lo tienen claro y no tenemos más que discutir. Parece que sólo somos pasado.

Y las elecciones que, a lo lejos, asoman el hocico y reclaman el olor a carne quemada.

1 comentario:

miguelmarlene dijo...

Hola Pedro, soy Miguel Ángel...no sé nada acerca del Vicente Cano. ¿Van a hacer alguna celebración o algo así? Llamaré a Merche a ver qué me dice. O tú, cuéntame de qué va.
Sí, sigo con la rubia alemana, qué malo es el aburrimiento, jejeje. En fin, me entretiene, sin más. Bueno ya me dirás. Saludos